Del Kerigma a la Pastoral Social

DEL KERIGMA A LA PASTORAL  SOCIAL

¿Cuáles son las relaciones profundas entre el anuncio kerigmático y la transformación de las estructuras sociales? ¿Hay un proceso que nos lleva desde la escucha del primer anuncio hasta convertirnos en agentes eficaces del cambio social? ¿A qué se debe que este proceso queda interrumpido y no llega hacia a desarrollar todas sus consecuencias? ¿Qué podemos hacer para que los valores sociales se mantengan y desarrollen a lo largo de todo el proceso evangelizador?

Desde el Kerigma a lo Social en Evangelii Gaudium.

En el capítulo cuarto  de Evangelii gaudium, el Papa nos habla de la dimensión social de la evangelización y nos recuerda que si esta dimensión no está debidamente explicitada, siempre se corre el riesgo de desfigurar el sentido auténtico e integral que tiene la misión evangelizadora.

El Sistema Integral de Nueva Evangelización en su esfuerzo por ser integral busca no solo que la Acción social esté integrada a todo el proceso evangelizador, sino que lo esté desde la misma etapa kerigmática. No hay en el contenido del anuncio un tema de lo social, por sí, pero de todos y cada uno de los temas se derivan consecuencias sociales.

El anuncio del kerigma que es, según Redemptoris missio, anuncio de que somos “amados y salvados por Dios” (Rm 44); tiene consecuencias sociales. Encontramos en Evangelii gaudium 178 el contenido propio del kerigma y cómo el Papa, siguiendo los temas del anuncio, va explicitando sus consecuencias sociales:

  1. El anuncio:

En el amor del Padre: “Confesar a un Padre que ama infinitamente a cada ser humano implica descubrir que “con ello le confiere una dignidad infinita”. (EG 178)

En la salvación en Jesús:

  1. a) En la encarnación del Hijo: “Confesar que el Hijo de Dios asumió nuestra carne humana significa que cada persona humana ha sido elevada al corazón mismo de Dios”. (EG 178)
  2. b) En la redención: Confesar que Jesús dio su sangre por nosotros nos impide conservar alguna duda acerca del amor sin límites que ennoblece a todo ser humano. Su redención tiene un sentido social porque “Dios, en Cristo, no redime solamente la persona individual, sino también las relaciones sociales entre los hombres”. (EG 178)

En el nacer de nuevo por el Espíritu:

“Confesar que el Espíritu Santo actúa en todos implica reconocer que Él procura penetrar toda situación humana y todos los vínculos sociales: “El Espíritu Santo posee una inventiva infinita, propia de una mente divina, que provee a desatar los nudos de los sucesos humanos, incluso los más complejos e impenetrables. La evangelización procura cooperar también con esa acción liberadora del Espíritu. El misterio mismo de la Trinidad nos recuerda que fuimos hechos a imagen de esa comunión divina, por lo cual no podemos realizarnos ni salvarnos solos”. (EG 178)

  1. La respuesta al anuncio:
  2. Respuesta al amor de Dios: La aceptación del primer anuncio, que invita a dejarse amar por Dios y a amarlo con el amor que Él mismo nos comunica, provoca en la vida de la persona y en sus acciones una primera y fundamental reacción: desear, buscar y cuidar el bien de los demás. (EG 178).
  3. Respuesta al Señorío de Cristo: La respuesta no es sólo establecer una relación personal con Dios, sino el Reino de Dios, el Señorío de Cristo:

“Leyendo las Escrituras queda por demás claro que la propuesta del Evangelio no es sólo la de una relación personal con Dios (EG 180). La propuesta es el Reino de Dios (cf. Lc 4,43); se trata de amar a Dios que reina en el mundo. En la medida en que Él logre reinar entre nosotros, la vida social será ámbito de fraternidad, de justicia, de paz, de dignidad para todos. Entonces, tanto el anuncio como la experiencia cristiana tienden a provocar consecuencias sociales. Buscamos su Reino: «Buscad ante todo el Reino de Dios y su justicia, y todo lo demás vendrá por añadidura» (Mt 6,33). El proyecto de Jesús es instaurar el Reino de su Padre; Él pide a sus discípulos: ¡Proclamad que está llegando el Reino de los cielos! (Mt 10,7)”. (EG 180).

Viendo así todo esto, “el kerygma tiene un contenido ineludiblemente social: en el corazón mismo del Evangelio está la vida comunitaria y el compromiso con los otros. El contenido del primer anuncio tiene una inmediata repercusión moral cuyo centro es la caridad. (EG 177)

Desde el corazón del Evangelio reconocemos la íntima conexión que existe entre evangelización y promoción humana, que necesariamente debe expresarse y desarrollarse en toda acción evangelizadora. (EG 178)

En el numeral 179 el Papa Francisco fundamenta estas aseveraciones: “Esta inseparable conexión entre la recepción del anuncio salvífico y un efectivo amor fraterno está expresada en algunos textos de las Escrituras que conviene considerar y meditar detenidamente para extraer de ellos todas sus consecuencias”. (EG 179)

Y después de considerar tres textos de la Escritura (Mt 7,2; 25, 40; Lc 6,36-38), el Papa añade: “Lo que expresan estos textos es la absoluta prioridad de la «salida de sí hacia el hermano» como uno de los dos mandamientos principales que fundan toda norma moral y como el signo más claro para discernir acerca del camino de crecimiento espiritual en respuesta a la donación absolutamente gratuita de Dios”. (EG 179).

Para el Papa Francisco el grado de crecimiento cristiano que se consiga de todo el proceso evangelizador con el que se continúa el primer anuncio, va a depender en gran parte de que se vivan estas consecuencias sociales.

 

0 Comentarios

Contesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

© 2017 Todos los derechos reservados.

Inicia Sesión con tu Usuario y Contraseña

¿Olvidó sus datos?