Acción Social

¿Tendrá tu Parroquia una Pastoral Social Organizada?

Pbro. Oswaldo Fernando Fernando. B. Th.

 

“Nueva creación” “Nuevos cielos y tierra nueva” (Is. 65,17).

 Su Santidad  Benedicto XVI – Carta Encíclica CARITAS IN VERITATE

“El AMOR – ‘caritas´ – es una fuerza extraordinaria, que mueve a las personas a comprometerse con valentía y generosidad en el campo de la justicia social y de la paz. Es una fuerza que tiene su origen en Dios, Amor eterno y Verdad absoluta. Cada uno encuentra su propio bien asumiendo el proyecto que Dios tiene sobre él, para realizarlo plenamente: en efecto, encuentra en dicho proyecto su verdad y, aceptando esa verdad, se hace libre (cf. Jn 8,22). Por tanto, defender la verdad, proponerla con humildad y convicción y testimoniarla en la vida son formas exigentes e insustituibles de caridad. Esta “goza con la verdad” (1 Cor. 13,6)

Ante la pregunta ¿Tendrá tu Parroquia una Pastoral Social Organizada? es esencial que sepamos qué es la Pastoral Social para después reflexionar en cómo se está llevando a cabo en sus parroquias y saber si vamos bien o qué acciones debemos realizar para contar con ella.

La Pastoral Social es una actitud de servicio concretada en acciones diversas,  por la cual, la Iglesia se hace presente en la sociedad, en sus integrantes y en sus estructuras para orientar y promover el desarrollo integral del hombre de acuerdo a los principios evangélicos.

Los fines principales de la Pastoral Social son dos:

  • Trabajar para lograr la liberación integral del hombre (del pecado personal y social por la comunión con Dios y con los demás) y una mayor solidaridad, fraternidad y justicia.
  • Transformar la sociedad y construir la tan ansiada civilización del amor.

Dentro de todo Plan Pastoral Parroquial se debe tomar en cuenta la Pastoral Social como elemento constitutivo del mismo y no como algo secundario, accidental u optativo. Cuando la evangelización se ha ido realizando en fidelidad a Cristo y su Palabra, necesariamente las personas se preguntan: ¿qué debemos hacer para manifestar nuestra fe (cfr. St.2, 14)?

Es en este momento cuando la Comunidad tiene que ser guiada y animada prudentemente por sus Pastores para que empiece a organizarse e ir dando respuesta a las necesidades materiales, espirituales, psicológicas, etc. del entorno. Justamente es la Parroquia la que le da soporte y de donde brotan los recursos especialmente humanos que se deben unir creando así redes y apoyo para dar un servicio organizado cada vez más serio y comprometido en beneficio del prójimo.

La Iglesia actual entre muy variados esfuerzos nos ofrece la valiosa experiencia ORGANIZADA  de CARITAS que, en todo el mundo despliega múltiples servicios en favor de los más necesitados y que en nuestra Arquidiócesis ofrece asesoría y acompañamiento para el fortalecimiento de las múltiples iniciativas que existen en nuestras Parroquias y Vicarías.

Los miles de seglares evangelizados en nuestras Parroquias deben sentir la responsabilidad de esta tarea y deben involucrarse en cauces eficaces de transformación.

Es así que los seglares en fraterna comunión con sus Pastores son la respuesta operante y activa que debe transformar los ambientes de pobreza, desigualdad, injusticia, marginación y abandono que laceran nuestras sociedades actuales.

La Pastoral Social Organizada siempre guiada, animada, coordinada y promovida por los Pastores que como cabeza de cada comunidad tienen a su cargo la responsabilidad de dar cauces a los seglares para que sean ellos mismos, en sus propios ambientes de familia, trabajo, escuela, parroquia, etc, los que extiendan los brazos fraternos de dicha transformación.

¿Tendrá tu Parroquia una Pastoral Social Organizada?

Existen 3 momentos que la Parroquia debe vivir en relación a la Pastoral Social Organizada:

1.- Asistencia: Primer paso en donde la Comunidad Parroquial responde de inmediato y de momento ante las necesidades más apremiantes de aquellos hermanos que por su condición vulnerable necesitan con urgencia atención. Por ejemplo: Despensas, Comedor Comunitario, Ropero de los necesitados, etc.

Jesús no sólo anuncia el Reino con sus palabras, sino que, al mismo tiempo, aporta los signos de su presencia, que todos van al mismo sentido, el de la vida: curar, alimentar, consolar, perdonar, liberar, es decir, todos los gestos de Jesús son para hacer vivir a la gente.

2.- Promoción Humana: Segundo paso, aquí lo importante es ubicar aquellas necesidades que viven los hermanos tratando siempre de juzgar a partir de la Palabra de Dios y de la Doctrina Social de la Iglesia, con un sentido fraterno, comunitario, respetuoso siempre del Ser de la otra persona impulsándolo a buscar, trabajar y potencializar sus propias habilidades, conocimientos, experiencia, de modo que sea él en sí mismo factor de su propio cambio y desarrollo, siempre siendo la Pastoral Social organizada desde la Parroquia un techo fraterno para él.

Jesús a partir de su proyecto sobre el Reino de Dios, se solidarizó con cuatro grupos de personas, los enfermos, los pobres, los pecadores y las mujeres. Todas estas gentes eran marginadas de aquella sociedad, de manera que el denominador común de todos ellos era “la debilidad”, es decir personas en las que la vida se veía amenazada, disminuida, mutilada, de una manera u otra; físicamente en los enfermos, económicamente en los pobres, moralmente en los pecadores; socialmente en las mujeres. No hay duda alguna, lo determinante, para Jesús, es la defensa y la dignificación de la vida.

3.- Transformación de la Sociedad. Es el tercer momento. Cuando tenemos cada día seres humanos libres, fraternos, solidarios, capaces de enfrentar las vicisitudes de los tiempos con Fe y Valentía siendo parte de su propio cambio, la Sociedad inicia el proceso de transformación.

En este sentido el Compendio de la Doctrina Social de la Iglesia nos dice muy claramente:

  1. La doctrina social dicta los criterios fundamentales de la acción pastoral en campo social: anunciar el Evangelio; confrontar el mensaje evangélico con las realidades sociales; proyectar acciones cuya finalidad sea la renovación de tales realidades, conformándolas a las exigencias de la moral cristiana.

Principios fundamentales de la Doctrina Social de la Iglesia:

  1. Dignidad de la persona Humana: creada por Dios, con relaciones de amor, justicia y solidaridad.
  1. Caridad: entendida como el amor al prójimo, con una atención que sale del corazón, para que el otro experimente su riqueza de humanidad.
  1. Bien común: conjunto de condiciones de la vida social que hacen posible el logro más pleno y fácil de la perfección individual.
  1. Destino universal de los bienes: promover las condiciones de desarrollo integral, donde el progreso de unos no sea obstáculo para el desarrollo de otros, ni un pretexto para su servidumbre.
  1. Subsidiaridad: respeto y promoción efectiva de la persona, la familia y organizaciones intermedias en sus opciones fundamentales que no pueden ser asumidas por otros.
  1. Participación: las personas tienen el derecho y el deber de participar en la sociedad, buscando juntos el bien común y el bienestar de todos, especialmente de los pobres y más vulnerables.
  1. Solidaridad: proclamar que todos somos custodios de nuestros hermanos y hermanas, dondequiera que vivan. Somos una familia humana… Aprender a practicar la virtud de la solidaridad significa aprender a ‘amar a nuestro prójimo’ en un mundo interdependiente que tiene unas dimensiones globales”.

Las acciones a que se refiere el Compendio de la Doctrina Social de la Iglesia son muy claras y deben responder a las necesidades reales   “…el flagelo de la pobreza. Esta tiene diferentes expresiones: económica, física, espiritual, moral, etc…”

Marginación, pobreza, desigualdad, drogas, alcoholismo, niños en situación de calle, aborto,

Desempleo, migración, abandono del campo, aglomeraciones en las grandes ciudades, ignorancia,

Familias desintegradas, prostitución infantil, reclusión en centros de readaptación, delincuencia juvenil, apatía y desinformación en asuntos de la política y la participación ciudadana, derechos humanos, garantías individuales contaminación ambiental, inseguridad, aislamiento de adultos mayores, deficientes servicios de agua, vivienda, etc.

Urgen acciones

Decididas,

Inmediatas,

Comprometidas,                             HOMBRES NUEVOS

Auténticas,                               PARA UN MUNDO NUEVO

Solidarias,

Fraternas

ORGANIZADAS

Papa Juan Pablo II Novo Millennio Ineunte No.50

Es la hora de una nueva ´imaginación de la Caridad´, que promueva no tanto y no solo la eficacia de las ayudas prestadas, sino la capacidad de hacerse cercanos y solidarios con quien sufre, para que el gesto de ayuda sea sentido no como limosna humillante, sino como un compartir fraterno”

Pastoral Social Organizada desde la Parroquia

Si Jesús vino para que todos tengamos vida en plenitud, la Parroquia tiene la hermosa ocasión de responder a las grandes necesidades de nuestros pueblos… Cada Parroquia debe llegar a concretar en signos solidarios su compromiso social en los diversos medios en que ella se mueve…”

  • Todos organizados en torno al Párroco, quien con su C.P.P. indicará el camino a seguir.
  • Involucrados todos. La Pastoral Social “permea” todas los demás campos de acción de la parroquia.
  • Organizada significa: que tiene una estructura que da coherencia a las acciones, con planes y proyectos que contengan clara y específicamente: Objetivos Generales y Específicos, Metas, Recursos, Procesos de Evaluación y Calendarización, Llevando Registros, Haciendo Visitas de Campo (casa por casa) en este sentido el VISITEO SECTORIAL PERMANENTE cobra un realce importantísimo.
  • UNIENDO LOS ESFUERZOS DE TODOS creando lazos y redes de apoyo entre una persona a otra, de una pequeña comunidad a otra, de un sector a otro, de una PARROQUIA Y LA OTRA. Siendo participes junto a las Autoridades, Empresas e Instituciones de Asistencia Privadas, Organizaciones Civiles, etc.
  • Suscitar la caridad entre todos los fieles, con un claro sentido de generosidad fraterna.
  • Promover procesos educativos a todos los niveles promoviendo a la persona, devolviéndole su dignidad y superando el asistencialismo.
  • Formar a los Voluntarios Sociales, gente con claro sentido de ayuda fraterna, amorosa, desinteresada que se prepare y dé buen testimonio de conversión, vida sacramental intensa y amor al prójimo.

¿Tendrá tu Parroquia una Pastoral Social Organizada?

  • Si la respuesta es SI, felicidades, no desistan nunca ni escatimen esfuerzos en seguir así.
  • Si la respuesta es NO, qué gran campo de acción tienen delante de ustedes para dar y darse a los demás no dejen que pase más tiempo.

Con mucho cariño he compartido este pequeñito espacio con Ustedes,

Gracias y que el mismo Señor Jesucristo Nuestro Señor bendiga sus esfuerzos

Oswaldo Fernando

II CONGRESO NACIONAL DEL SINE
Guadalajara, Jalisco. México 2010

3 Comentarios
  1. Judith Zurita 1 año

    HOLA
    ME GUSTARIA INFORME SOBRE EL MANUAL DE PASTORAL SOCIAL

  2. Judith 1 año

    Excelente y motivador, este material que nos comparte. Muchas gracias

  3. Carlos A. Reyes Quintero 3 meses

    Gracias por aportar está documentación de CARITAS. Es muy motivador llevar una Esperanza al más necesitado y pobre de bienes materiales como de carencia espiritual.

Contesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

© 2017 Todos los derechos reservados.

Inicia Sesión con tu Usuario y Contraseña

¿Olvidó sus datos?