Principios fundamentales de la Acción Social

a) LA ACCIÓN SOCIAL ES PARTE INTEGRAL DEL PLAN PASTORAL DE LA PARROQUIA.

No es algo paralelo o separado. Entendiendo la Evangelización en sentido amplio es parte de ella, es parte de un Mensaje que afecta toda la vida.

“La Evangelización no sería completa si no tuviera en cuenta la interpelación recíproca que en el curso de los tiempos se establece entre el Evangelio, la vida concreta, personal y social del hombre” EN 29.

El Sistema Integral de Nueva Evangelización es un modelo pastoral dirigido a las Parroquias, como estructura pastoral fundamental y prioritaria en la Iglesia católica, con su dimensión territorial y con la responsabilidad pastoral para toda la feligresía a la que hay que alcanzar, evangelizar y pastorear.

Le llamamos “Sistema”, para darle un término común que significa solamente un conjunto de elementos, puestos en común con una unidad de idea y de orientación.

“Integral” porque no quiere especializarse polarizadamente en ningún elemento aislado, sino integrar armónica, ordenada y jerárquicamente las diversas áreas y vertientes de la Pastoral de la Iglesia: lo evangelizador, lo catequético, lo comunitaria, lo litúrgico, lo carismático, lo social y liberador, lo ecuménico, no a título de movimientos, sino de áreas ministeriales de la Pastoral de conjunto de la Parroquia.

“Integral” también porque quiere ser integrador y orgánico, en una verdadera pastoral de conjunto, siendo el Párroco, el Pastor y Cabeza de todo el proceso y con la presencia de múltiples ministerios laicales, coordinados, animados y conducidos por él. Con áreas ministeriales que llenan todos los campos de la pastoral y todo el territorio parroquial, y no primeramente o exclusivamente por medio de organizaciones: movimientos o asociaciones.

“De Nueva Evangelización” porque se busca transformar cada parroquia en una comunidad evangelizadora. El sistema pastoral ha de manifestar en la práctica que la Iglesia es, ante todo, comunión y comunidad, y que su misión esencial, su gracia y su vocación propia, su identidad más profunda, es la Evangelización.

La Integralidad significa:

+ Destinatarios: ¡Ir a todos!: Territorio sectorizado, con movilización misionera general.

+ Objetivo: A todo el hombre: Lo cristiano (lo religioso), lo humano (lo social)

+ Agentes: ¡Involucrando a todos: La Iglesia entera es misionera. Unidad de misión y diversidad de tareas.


 

IR A TODOS Y A TODO EL HOMBRE
Evangelii gaudium 181

El Reino que se anticipa y crece entre nosotros lo toca todo y nos recuerda aquel principio de discernimiento que Pablo VI proponía con relación al verdadero desarrollo: «Todos los hombres y todo el hombre».Sabemos que «la evangelización no sería completa si no tuviera en cuenta la interpelación recíproca que en el curso de los tiempos se establece entre el Evangelio y la vida concreta, personal y social del hombre».Se trata del criterio de universalidad, propio de la dinámica del Evangelio, ya que el Padre desea que todos los hombres se salven y su plan de salvación consiste en «recapitular todas las cosas, las del cielo y las de la tierra, bajo un solo jefe, que es Cristo» (Ef 1,10).

El mandato es: «Id por todo el mundo, anunciad la Buena Noticia a toda la creación» (Mc 16,15), porque «toda la creación espera ansiosamente esta revelación de los hijos de Dios» (Rm 8,19). Toda la creación quiere decir también todos los aspectos de la vida humana, de manera que «la misión del anuncio de la Buena Nueva de Jesucristo tiene una destinación universal. Su mandato de caridad abraza todas las dimensiones de la existencia, todas las personas, todos los ambientes de la convivencia y todos los pueblos. Nada de lo humano le puede resultar extraño»…


 

b) LA ACCIÓN SOCIAL ES FRUTO DE LA EVANGELIZACIÓN.

Una acción social integral debe ser consecuencia de una transformación interior de las personas. Este cambio sólo es concebible y se entiende en una dimensión espiritual, en una experiencia profunda de fe, que produce una “Creatura nueva”:

– Un cambio de corazón, un cambio de mente, un cambio de intereses, actitudes, perspectivas, etc.

– Una transformación que toca todos los aspectos de la vida: nuestras relaciones humanas, la familia, la comunidad, la economía, la política, la cultura, etc.

Es fruto tanto del anuncio evangelizador kerigmática (Evangelización Fundamental), como de la Catequesis.

c) LA ACCIÓN SOCIAL ES EXPRESIÓN DE VERDADERAS COMUNIDADES CRISTIANAS.

Se da en el marco de la comunidad y es expresión del compartir y del servicio unos a otros. Tenemos conciencia de que la transformación de estructuras es una expresión externa de la conversión interior. Sabemos que esta conversión empieza por nosotros mismos. Sin el testimonio de una Iglesia convertida serían vanas nuestras palabras de pastores. DP 1221

d) LA ACCIÓN SOCIAL DEBE CONTEMPLAR UNA VISIÓN UNITARIA DEL SER HUMANO.

Debe conocer e integrar cada dimensión:

  • Lo individual y comunitaria
  • Lo personal y social
  • Lo material y lo espiritual
  • Lo temporal y lo eterno.

El hombre es uno solo, una unidad. Para conocerlo mejor, podemos distinguir cada dimensión o situación, pero sin polarizarlas, sin contraponerlas, olvidando alguna dimensión en provecho de la otra, o bien intensificando una de ellas en perjuicio de otra

“Distinguir para unir” distinguir para conocer mejor una realidad compleja, pero luego para volver a sintetizar.

Una relación equilibrada con Dios, con los hermanos y con el mundo. (Documento de Puebla.)

e) LA ACCIÓN SOCIAL ES CRISTIANA, Y POR TANTO, ESTA ABIERTA A LO TRASCENDENTE.

“La salvación comienza ciertamente en esta vida, pero tiene su cumplimiento en la eternidad” EN 27.

“Toda auténtica misión unifica la preocupación por la dimensión trascendente del ser humano y por todas sus necesidades concretas, para que todos alcancen la plenitud que Jesucristo ofrece”. DA 176

f) LA ACCIÓN SOCIAL ES LIBERADORA, PERO COHERENTE Y COMPATIBLE CON UNA VISIÓN EVANGÉLICA.

Visión evangélica del hombre, de las cosas y de los acontecimientos.

“No toda noción de liberación es necesariamente coherente y compatible con la visión evangélica del hombre, de las cosas y de los acontecimientos” EN 35. Cfr. EN 30-38

0 Comentarios

Contesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

© 2017 Todos los derechos reservados.

Inicia Sesión con tu Usuario y Contraseña

¿Olvidó sus datos?