0 – Pre-evangelización

LA  PREPARACION O PRE-EVANGELIZACION Y SUS ACTIVIDADES

-Objetivo:

Qué es: La Pre-evangelización es el tiempo de búsqueda cuando las personas se van abriendo a lo trascendente superando los obstáculos que tienen y que les imposibilitarían recibir plenamente el mensaje cristiano, el anuncio kerigmático. Es el tiempo en que superan todo aquello que les impide despertar a la fe e iniciar el proceso de conversión.

El objetivo de la pre-evangelización es dejar a la persona informada, motivada, convencida y abierta para vivir fructíferamente la experiencia del Kerigma.

Esta experiencia es como nos dice  el Documento de Aparecida el verdadero comienzo del proceso cristiano.

“Sentimos la urgencia de desarrollar en nuestras comunidades un proceso de iniciación en la vida cristiana que comience por el kerygma y, guiado por la Palabra de Dios, permita un encuentro personal cada vez mayor con Jesucristo, experimentado como plenitud de la humanidad, y que lleve a la conversión, al seguimiento en una comunidad eclesial y a una maduración de fe en la práctica de los sacramentos, el servicio y la misión”. DA 304

“El kerygma no sólo es una etapa, sino el hilo conductor de un proceso que culmina en la madurez del discípulo de Jesucristo. Sin el kerygma, los demás aspectos de este proceso están condenados a la esterilidad, sin corazones verdaderamente convertidos al Señor. Sólo desde el kerygma se da la posibilidad de una iniciación cristiana verdadera. Por eso la Iglesia ha de tenerlo presente en todas sus acciones”. DA 295a

Obstáculos a superar:

Es importante distinguir que unos son los obstáculos que impiden dar la respuesta al anuncio kerigmático y otros son los obstáculos previos que impiden siquiera escuchar el anuncio y abrirnos al mismo. Los primeros serán superados en el Retiro por medio del pastoreo grupal y las entrevistas personales. En cambio los segundos necesitan ser superados, resueltos antes de tomar el retiro kerigmático.

En las parroquias que llevan un proceso evangelizador se tiene conciencia de un mayor o menor número de personas que no han respondido a la evangelización kerigmática.

Podemos encontrar un promedio de no respuesta que va del 10 al 40%.  Desgraciadamente encontramos en ocasiones un número mucho mayor.

Siempre hay que examinar las causas de esta ausencia de respuesta, que pueden ser muchas: puede haber deficiencias en la forma de llevar los retiros, deficiencias en los temas del anuncio, en el pastoreo grupal o en las entrevistas personales, etc.

Pero muchas de estas deficiencias no representan un grave riesgo, ni dificultan la continuidad de las personas, si estas están suficientemente motivadas.

Muchas veces, aunque no hubiera estas deficiencias en los retiros, las personas no continuarían debido a que no están suficientemente abiertas o motivadas para el anuncio del Evangelio.

Podemos empezar con una situación extrema, pero frecuente…

Hay algunas personas a las que la situación que han vivido les ha llevado, como se dice, a tocar fondo. A veces la pérdida de algo o más claramente de “alguien” les ha llevado a un estado de parálisis, de duelo, de conmiseración.

No basta estar en este estado, para responder a la llamada de Dios. A veces en él, el dolor es tan fuerte que la persona no escucha nada. Nada le trae esperanza.  Hay entonces que esperar un poco más. En estos casos al visitar a una persona con estas circunstancias uno advierte de pronto que en uno de esos días iguales, la persona empezó a arreglar sus cosas. De la noche a la mañana ha limpiado su casa. Comienza a cambiar el contenido pesimista de su plática.

Es a veces el momento de proponerle un camino de esperanza, entablando un diálogo serio, que antes hubiera sido imposible o inútil.

Hay muchos otros obstáculos. En algunos países más desarrollados hay un número grande de personas con una mayor formación intelectual, profesionistas con un marcado excepticismo bebido en las aulas de las universidades modernas o en los actuales medios de comunicación.

Otras personas han creado un entramado de vida que para ellos les impide la conversión: llevan relaciones personales en formas contrarias a lo ellas conocen que es la práctica cristiana, tienen empleos que contradicen valores evangélicos. Otros han dado su adhesión a falsas imágenes de Dios o de la Iglesia y se han elaborado consmovisiones opuestas al plan de Dios.

Algunos finalmente no tienen ninguno de estos obstáculos. Solamente hay una inercia que les impide acercarse a cualquier cosa que pueda significar un cambio de vida en su futuro. Por eso siempre será necesario insistir que el primer anuncio de Jesucristo requiere en la mayoría de estas ocasiones de un serio diálogo previo.

 

Formas de Preparación o Pre-evangelización:

En el esquema de plan pastoral que nosotros presentamos hay tres actividades que constituyen el punto “0” en el Esquema de Plan Pastoral y que son:

  1. Preparación

-Irradiación y contagio testimonial

-misiones evangelizadoras intensivas

-visiteo misionero integral permanente

Pero la preevangelización no son solamente las actividades que sistemáticamente y explícitamente nosotros organizamos, para que las personas recorran los preámbulos de la fe y superen los obstáculos. Hay formas o manifestaciones positivas de esta preevangelización que encontramos ya presentes o que nosotros podemos organizar  o secundar. Las más comunes son:

  1. La religiosidad popular,
  2. La búsqueda del sentido de Dios,
  3. La toma de conciencia de valores humanos y cristianos fundamentales.

Expliquémoslas brevemente:

  1. Religiosidad popular:

El Documento de Aparecida nos invita revitalizar la piedad o religiosidad popular. (DA 275 y sigs)

A lo largo de la historia se han suscitado serios procesos de cristianización con elementos variados de evangelización y catequesis. Quienes se han visto favorecidos por estos eventos han transmitido bien o mal, a sus descendientes y amigos, lo que en su momento recibieron. En ocasiones las prácticas resultantes han llegado a formar parte del estilo de vida de familias y poblaciones enteras.

En ocasiones al paso de tiempo se ha perdido el sentido profundo del por qué se realizaban determinadas acciones, sin embargo las mismas han permanecido, a la espera de que se redescubra las intuiciones originales que las motivaron en sus principios.

A veces también han sufrido  modificaciones, abusos, aprovechamientos, comercialización; todo lo cual ha dado lugar a diversos sincretismos, que es necesario purificar.

Es importante no llegar con ánimo de destruir nada. No le podemos quitar algo a nadie, sino podemos dejarle algo mejor a cambio. Hay que encontrar esas intuiciones y significados profundos de las prácticas de la piedad popular y reconducirlas, con el Espíritu de Dios, si es necesario, a una vivencia más profunda y actualizada del Evangelio.

  1. Sentido de Dios

Dios ha dejado inscrito en la conciencia de cada ser humano una sed de su presencia. A la persona más endurecida no le deja indiferente un testimonio vibrante de fe.

Hay un sentido de Dios al que apelamos en momentos trascendentes de la vida. Dios ha dejado sus huellas en todas las culturas y siempre podemos aprovechar las tradiciones de los pueblos más paganos, para descubrir en el fondo como Dios ha abierto ya un camino que lleva a la fe más verdadera. Toda actividad que tome en cuenta o promueva este sentido de Dios en todo hombre de buena voluntad constituye una acción preevangelizadora que no podemos despreciar.

  1. Valores humanos y cristianos

Una parroquia puede organizar una semana de conferencias sobre el valor de la paz y como consecuencia de las mismas, algunos pueden acercarse a la Iglesia para conocer mejor a Jesús a quien la Palabra describe como “Príncipe de la paz”.

Toda actividad que propone valores humanos y cristianos puede ser ocasión para dar a conocer la luz del Evangelio. La sociedad civil, en la que subsiste un substrato cristiano más o menos diluido, organiza un sinfín de actividades, que explicitan y proponen valores que derivan del mensaje cristiano o que al menos son compatibles con el mismo.

Multitud de películas o de obras literarias que nos hacen reír o llorar en las salas de cine o en los establecimientos culturales nos narran dramas que tienen que ver con las características que tiene el Dios vivo o que resultan de vivir las grandes verdades que vienen del Evangelio. Escenas que representan  el sacrificio por el prójimo, la entrega desinteresada, la solidaridad del amor mutuo, preparan el terreno para la semilla de la Palabra.

Existen grupos en las parroquias que organizan, para jóvenes y adultos, funciones de cine, con la finalidad de transmitir esos valores y dejar una semilla de preevangelización que a su tiempo dará su fruto.

Actividades de Preparación en el Esquema de Plan Pastoral

Además de las formas que presentamos en el apartado anterior, algunas ya enraizadas en la cultura de nuestros pueblos y otras fomentadas por acciones concretas, tenemos las actividades de preparación de nuestro esquema pastoral:

  1. Irradiación y contagio testimonial:

Constituyen los dos primeros elementos esenciales de SINE:

1.- Testimonio de vida irradiante.

2.- Testificación de Palabra

Estos elementos se dan como tema y se invita a hacerlos vida en la Catequesis de Adultos, en el nivel de Misión en la Iglesia.

Estos elementos espontáneos pueden tener cierta organización a través de una misión uno más uno, que es un proceso de evangelización relacional en la que se invita a cada miembro de comunidad a contactar y evangelizar a una persona cada año.

Para eso se establecerá un calendario en la que el primer mes se orará por el posible candidato, el siguiente se elegirá el mismo. El tercer mes se hará un primer contacto, luego un segundo y tercero, para ir fomentando una relación de amistad que permita dar un testimonio y un anuncio evangelizador. Las personas tocadas se les invita a una casa de reunión que se organizará aparte o durante la misión intensiva.

  1. Misiones evangelizadoras intensivas:

Constituye el tercer elemento esencial de SINE: Salida misionera a los ya alejados: ¡Ir a todos! , Ir, salir a, buscar, caminar con los pies, alcanzar a todos en el territorio, visitando casa por casa en cada Sector, por medio de Misiones kerigmáticas intensivas  anuales, visitando a todas las cada y personas

  1. Visiteo misionero permanente:

Son parte también el tercer elemento esencial de SINE: Visiteo misionero permanente, durante todo el año, en los Sectores, yendo hasta el último rincón.

Las personas visitadas y las contactadas por medio de la irradiación y contagio testimonial, son invitadas a participar en las diversas casas de reunión, unas se realizar durante el tiempo de misión y otras fuera del tiempo de misión, por lo que hay varios tipos de estas casas

  1. Tipos de Casas de Reunión

Establecemos 3 Casas de Reunión que desarrollaremos más explícitamente en las notas siguientes:

+ Casa de Reunión, propiamente dicha. Es la que se desarrolla durante la misión evangelizadora intensiva, concomitante o subsecuentemente al visiteo misionero casa por casa.

+ Casa abiertas. Se organizan fuera del tiempo de misión permanentemente en el Sector. Permanente no quiere decir que dure siempre. Las personas cambiar pasa al siguiente tipo de casa, pero permanentemente siempre hay una casa abierta en cada Sector.

+ Casa de preparación y verificación. Es aquella que reuniendo a las personas de las anteriores casas, tiene por objetivo el constatar que las personas estén listas, preparadas para el Retiro de Evangelización kerigmática

0 Comentarios

Contesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

© 2018 Todos los derechos reservados.

Inicia Sesión con tu Usuario y Contraseña

¿Olvidó sus datos?