Metas vivenciales del Kerigma

METAS  VIVENCIALES DEL KERIGMA

Lo importante, cuando se recibe un Retiro de Evangelización, es que se cumpla el objetivo experiencial, que se vivencien las  m e t a s  propias del kerigma.  Debe ser una experiencia profunda del ser entero, cambio de corazón y cambio de vida, experiencia de salvación, de un nuevo nacimiento para Vida nueva, de tal manera de transformarse, de forma literal, en  CREATURA NUEVA.

En el Nuevo Testamento se habla en términos de tener experiencia actual de salvación, de liberación, de sanación interior; un nacer de nuevo, creatura nueva, hombre nuevo, Vida nueva.  Y esto es un lenguaje no figurado, sino real, literal.

        Globalmente  se pudiera decir  que el objetivo general de la experiencia kerigmática es:

CREATURA  NUEVA   LLENA DE ESPÍRITU SANTO

Ni más ni menos, una nueva creatura, por un nuevo nacimiento, por la acción vivificadora del Espíritu Santo, que prepara en conversión para perdón de los pecados, y experiencia de salvación, por la adhesión personal a Jesús y experiencia de encuentro personal, vivo, de ojos abiertos y corazón palpitante con el Señor resucitado, y da la Vida nueva.

        Nueva creatura  y no sólo personas con buenos propósitos, y mucho menos personas sólo emocional o sentimentalmente tocadas.  En proporción de su preparación anterior y de su disponibilidad y apertura en el retiro será el resultado de éste.

Con esto se entiende la diferencia de personas evangelizadas o no.  O personas que hicieron un retiro  y  salieron como entraron.     MUERTOS   o   VIVOS.

El segundo aspecto es la  PLENITUD DEL ESPÍRITU  como  PODER DE DIOS  para ser testigo. Don del Espíritu, fruto del Sacerdocio y del Señorío de Jesús.  Un Pentecostés personal.

Las  m e t a s  significan una renovación y reavivamiento explícito de los Sacramentos de la Iniciación Cristiana: Bautismo y Confirmación, para desembocar finalmente en la Eucaristía en la comunidad eclesial. Es el comienzo de un verdadero proceso o itinerario catecumenal para cristianos ya bautizados.

Como  M e t a s  parciales  se tienen  c u a t r o,  necesarias  todas, explícitas  y  en orden.

  1. Conversión: cambio interior y  exterior,  que supone   volverse  de

    pecado, resentimientos  y  Obras de Satanás,          para  volverse   a

  1. Adhesión a Jesús como Salvador, que lleve a un encuentro vivo con Cristo.
  • “…suscitar una respuesta consciente y libre desde lo más íntimo del corazón del discípulo, una adhesión de toda su persona al saber que Cristo lo llama por su nombre (cf. Jn 10, 3). DA 136
  1. Reconocimiento y aceptación de Jesús como Señor,   que implica  reconocer,  aceptar,

    invitar, confesar con los   labios, consagración  y  rendimiento  concreto en la vida.

  1. Efusión del Don del Espíritu Santo, Poder de Dios.

        Para poder decir que se está evangelizado a nivel kerigma, se necesita haber expresado y vivenciado explícita y completamente estas cuatro metas, en un momento concreto en el marco de un Retiro de Evangelización kerigmática.  Lamentablemente la mayoría de  católicos no han experimentado estas metas de manera explícita, porque “la primera evangelización no está teniendo lugar”, dice el Papa en Catechesi tradendae 19

Se puede entender con esto la urgencia y la necesidad de recibir y vivir todos la evangelización kerigmática, de eso depende la renovación de las personas y de la Iglesia.

Todos necesitamos vivir la evangelización, tener la experiencia de un encuentro vivo con el Señor Jesús, para una fe viva e irradiante, para una vida cristiana sólida, y una irradiación testimonial fuerte, una entrega apostólica y misionera para una Iglesia viva.

0 Comentarios

Contesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

© 2017 Todos los derechos reservados.

Inicia Sesión con tu Usuario y Contraseña

¿Olvidó sus datos?